sábado, 16 de octubre de 2010

DESPEDIDA






dentro del hueco
estoy yo vacío
en secuencia continua
y en ese tren de la nada
un muñeco de mí
observa los faros oscuros
entre lágrimas

irreal como mis ojos
inmóvil como mis manos
en mi pecho
desfilan figuras
iguales y distintas
espirales
sombras
piedras
estallan en el vidrio
que se abre como el agua

lluvia del pasado
que me nombra
me limpia
con el frío fuego
de una mirada

hasta aquí
cante baile
sin descanso sin sentido
cómplice y en parodia
obsceno
en cuadrilátero humano
de la sangre
del grito

el muñeco de mi yace
en el barco de la nada
con diez mil velas
que parecen la tormenta
cuando muere como el mar
la noche
la palabra



C.G.