sábado, 18 de marzo de 2017

Jorge Dubatti publica en Revista Acción sobre La Visita de los Cuerpos

La visita de los cuerpos, del dramaturgo Santiago J. Alonso, tiene como punto de partida una extraña familia con una historia policial de crimen e incesto pero, como explica su autor, la historia va transformándose en «algo onírico y poético» y encierra una finalidad perturbadora y trascendente. Subtitulada «parodia de una parodia», esta obra se caracteriza por la búsqueda de una estructura original a partir de la experimentación y la innovación dramática. Tiene como tema principal la representación en sí misma y juega con el teatro dentro del teatro, los límites imprecisos entre la realidad y la ficción. Si todo el orbe social se ha teatralizado, entonces se hace difícil separar el teatro de la vida. Según el equipo, bajo la dirección de Claudio Gatell, La visita de los cuerpos «busca hacernos reflexionar sobre cuál es nuestra verdadera identidad, aquella que escondemos detrás de las múltiples máscaras que nos colocamos para habitar en la sociedad humana». Humor negro, cruce de tragedia y comedia, lirismo y grotesco, definen el tono de esta pieza. Escritor, artista plástico e investigador, Santiago J. Alonso integra el Espacio Juan L. Ortiz del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. Componen el elenco Ricardo Carranza, Yasmina Cura, Mariano Bassi y Eva Panaro. Además de la dirección, Gatell tiene a su cargo la adaptación, la iluminación y la puesta en escena de la pieza. La fotografía es de Daniela Bedoya. (Sala Osvaldo Pugliese del CCC)
Jorge Dubatti

viernes, 17 de marzo de 2017

Opinión de Rodolfo Alonso sobre el estreno de La visita de los cuerpos en el Centro Cultural de la Cooperación:

La visita de los cuerpos” me conmueve por su sutil humanismo trágico  y por su no menos sutil humor negro. De pronto, sentí que se corporizaban algunas intuiciones previas. Frente a la anomia cultural producida por la banalidad globalizada y la marejada digital, nuestro teatro renace (acaso inconscientemente) por donde empezó a ser lo que era: nacional y moderno, nuestro y cosmopolita. En este texto y en esta puesta en escena siento resurgir dignamente mucho del expresionismo y el grotesco, del teatro de la crueldad y el circo criollo, del cine mudo chaplinesco y el sainete. Como debe ser, y especialmente en ese aire, “La visita de los cuerpos” es una legítima experiencia, la evidencia de una pasión que recupera lo mejor del humanismo, esa verdad solo aparentemente perdida: la condición humana, nuestra propia condición. Por todo eso, y por la llamativa calidad de todos sus protagonistas (autor, director, actores, iluminación, música, escenografía, vestuario) hace bien verla. Realmente.

martes, 11 de febrero de 2014

VENGO DE REGIONES SIN NOMBRE



vengo de regiones sin nombre
paramos ocultos de la infancia
azules como montañas eclipsadas
senderos 

vengo de no se donde
de aquí o de mañana
soy el mendigo
el escritor del leprosario

no tengo rostro por ahora
ni abrazos
solo tengo una mirada
y las palabras 
como pequeñas manos que se ahogan 

                                                   Claudio Gatell

lunes, 10 de febrero de 2014

MELANCOLÍA





trayendo esta noche que viene con el viento
se hace nosotros en la historia

yo no quiero abandonar este dolor
porque también es mio

mi identidad
escribiendo palabras en la lluvia
que se borran al instante
se hacen agua y son mi nombre

esta conversación con el mundo
me habla de angustias y presagios
toda la felicidad 
cabe en una lagrima
que es como el mar y sus navíos
fundando pueblos en poesía
para que sueñen estas sombras
que acompañan 
jaurías que comen de mi hambre
son mi sed
son mi explicación y mi olvido
mi jungla donde orbito
mi sentido

ya me encontraré
se los prometo
esta sombra se acerca a cada instante

                                             Claudio Gatell

jueves, 1 de agosto de 2013

SUEÑO-PERRO



existir en un Universo
de tres estrellas
polares
ultimas
clavadas al silencio
inmóviles


mantener una palabra
secreta
que todavía se recuerda

tener un sueño-perro
que acompaña

martes, 2 de julio de 2013

HOLA






las manzanas se dibujaron
en los cristales de la lluvia
las esfinges caminaron en el polvo
y regresaron los dragones
como sombrillas adornando los desiertos
después de 10 000 mil silencios
y sus siglos
comimos trébol y rocío
invadió  el mar
regresando  con su furia
luego de las guerras
y los muertos enterrando
a sus muertos
mas allá de los 9 soles
conquistando el horizonte

se dibujará tu nombre

en la palabra hola
hola
hola

sábado, 19 de mayo de 2012

ECLIPSE AZUL







acariciás
el pasado
con lágrimas de hoy

nada cambió
y sin embargo se muere

la taza
el frio
el árbol
la ventana
y el mundo


todo está ahí
la abuela
el ciruelo
el perro
y la infancia
en arena invisible

el cuerpo
la música
los besos
el sueño
todo en silencio

no cambia
se desliza
en sonido
sin palabras

aquí
el eclipse azul
que te llama
sin nombrarte

                          C.G



viernes, 9 de diciembre de 2011

ARGONAUTAS



                         I

¿y por qué este hombre
se extiende panza arriba
contra el cielo
como atornillado
al techo de su casa
mientras le crecen estrellas
en sus ojos?


¿está llorando?

¿duerme manso
o está en silencio simplemente?


¿podríamos decir
que está en su cuerpo
como un barco  
en la tormenta quieta?


¿tal vez un recuerdo
lo ancla así
a su techo?

¿podría tener tanto peso
un instante
para tal aplastamiento?

él esta ahí
mientras lo recorren lunas
besadas por su ombligo azul
que es como el ojo del centauro


¿quien lastimó de tal manera
a este hombre
que pasa las noches
boca arriba y en silencio?



II
           
        - Los ángeles no existen -  

Dijo el perro mientras regresaba de los sueños.  SILENCIO. Lamió dos veces al “hombre que se extiende panza arriba acostado en la terraza” y habló nuevamente:

           -Tengo sed-

Entonces de una canilla brotaron manos azules y  se escurrieron por el patio.  SILENCIO.

         -La casa esta llorando - 

Dijo el perro; que lamió  tres veces al hombre y, de la punta de su cola le dio un sueño que había robado en su viaje.

SILENCIO.

El hombre despertó sin saber y miró unos instantes al perro que tenía ojos de río oscuro.

-Adentro mío hay carne, cartílagos  y huesos;
 Mas adentro estoy hueco y vacío; 
 lo puedo sentir... 
 Pero del alma... Ni noticias -

Dijo el perro, mientras bostezaba.

         -¿Buscaste en los sueños? 

Pregunto el hombre.

Y el perro sonrío.
     
     
SILENCIO. 

El perro dejo de sonreír y se puso muy serio mientras cerraba sus parpados y buscaba dentro de él, algunas imágenes que había guardado en la mirada. 

Comenzaba a llover y el hombre se achicó o mas bien se desinfló.  Se le fueron el olvido y el recuerdo.  Parecía que se derretía mojado por el sueño que le había dado él perro.

-Pobrecito... Solito, bajo esta lluvía-

Dijo el perro con dulzura y el hombre se  hizo chiquito.  Nueve años, seis, cuatro, tres... Hasta ser un bebé recién nacido.
SILENCIO.

         - Ahora hay que buscar una loba - 

Dijo el perro con cierta preocupación.

Entonces llegó Irene.



                           III


a Irene le gustaba dormir  desnuda
en las negras arenas de su cuerpo

recuerda siempre que un delfín
se le metió en el pecho

sin embargo
no teme al océano
que crepita contra el mundo

a Irene la operaron para sacarle
el delfín y se equivocaron

le sacaron el corazón
que estaba abrazado al mar
con desesperación

por eso es oscura
en medio de su luz
tan hermosa 
cuando duerme
o goza
o bosteza o se baña
dormida siempre
despierta

entonces Irene llega
saluda al perro
y le da el pecho
al hombre



                        IV

las palabras colgaban de la lluvia

inútilmente se estrellaban en la terraza
agonizaban
y todas juntas parecían un murmullo

así las palabras mojaron
la sonrisa del perro
la panza del hombre acostado
y  las madrísimas tetas de Irene
que por un momento
cerró los ojos con ternura
cuando le pareció
que algo nacía
dentro de su pecho

un instante

y el vacío

SILENCIO

el sonido de la lluvia

Irene miró al perro
al hombre que moría como un niño

luego se fue a escuchar el mar
a esperar que su corazón
retornara en una barca



             V


el ciego miraba atentamente
con su oreja izquierda


los escuchaba y le parecían plumas
que regresaban a los pájaros
como el sonido del amor
que regresa a la muerte y al  milagro

en su oreja izquierda 
se juntaban:
lluvias
palabras
el perro
el hombre
y  la loba
que aullaba mucho

mientras los vecinos dormían
buscando algún olvido

                 FIN                                 
                                    
                                                                    C.G.



miércoles, 30 de noviembre de 2011

ESTA FLOR INTERMINABLE




palabras
no nacidas

olas de mi

pétalos que murmuran
al oído de la nada
en atenta indiferencia

como el cielo
en mi pecho
escombros
recorren
el tiempo
el mar
la luz

esta flor interminable
abre perpetua
como un sueño
en otro sueño
como el reflejo
del agua
en el espejo
como los ojos que nacen
y miran
nuevamente

esta flor interminable
es
ser en otro ser
mientras abre
las manos y la tierra
se mira en si
en su abertura

no cierra
no termina
estrella
estalla
es inmóvil
es silencio

esta flor interminable
es yo
que se observa
en el instante


C.G.

jueves, 10 de noviembre de 2011

LLUEVE MUJER SOBRE LA PIEDRA


                           

es hoy
por la tarde
y
llueve mujer sobre la piedra

entre mate y mate

pero sin matar
contemplo sin asombro 

esta extraña planta


que nació en mi alma 

esta zona fugaz

o arco iris
que necesita  tiempo
para  no morir

distancia y silencio
para crecer

es
como si fuera
un vos y yo 
en las muchas partidas
y muertes de la vida

esta extraña planta
es una piedra
que brilla al mirarte
junto al fuego
de la lluvia

                   
                       C.G.

lunes, 17 de octubre de 2011

CASA DE CENIZAS



esta casa es un tren
que transita las cenizas
del volcán de corazones
cuando  parten
o regresan

en velocidad
quieto
grita
en silencio

no es
no hace

en la nada ilumina
el  dolor
la mueca
el museo de la no historia

desde la oscuridad
ilumina con su ojo

apagado

ciego
corre por olvidos
y montañas


a la velocidad de la luz
atraviesa en mi
por el hueco
que dejo el recuerdo 


                                  C.G.

viernes, 16 de septiembre de 2011

EL SACRIFICIO


caí sobre vos

invadí tu habitáculo
y abandono

como la noche y el olvido
cené en tus puertas
al abrigo
de tu sacrificio

sin entender el frío
ni las manos
nos respiramos
con el corazón
en las pupilas
escribiendo cartas
diciendo penumbras
que ardían como ciudades
en los cuerpos

luego de la destrucción
el silencio apretaba
los esqueletos del amor
que crujían como poemas
al vacío de mis ojos
despues de mirar el mundo

C.G.

jueves, 21 de julio de 2011

DESVELO

¿y que hago yo con este no sueño que parece un morir?
usted que mira el lugar donde hacen las palabras
y los silencios
usted que esta mirando el principio
¿acaso me lo podría explicar?
que hago con esta rabia que parece una noche al revés
esta quietud temblorosa que pincha mis ojos
y quema la garganta
Hay acaso un limbo del dolor
que iguale esta pena
seca de lágrimas
gritos
y sobre todo de justificación.

martes, 19 de julio de 2011

TODO LO DE AQUI



en un papel
en el trazo
en la sombra
que dejan las palabras
la explicación de los otoños
y los caminos
libros para el ciego
que acaricia los signos
mientras llora

gritan los violines
de Vivaldi
mientras la luz da sobre
tu dolor
la señal de tus ojos
que ronda en mi
como el sol
como la luna
como el río de las cosas
que terminan
secan o mueren
como dibujos en la arena
y como el mar
que desaparecerá
tragado por
la tierra disuelta por
el cielo apagado por
la nada negada por
un silencio sin recuerdos

viernes, 3 de diciembre de 2010

DECARIANO


el amor trabaja lento

hace surcos
siembra
es como el agua
con los siglos
y sus mares

es el universo
con sus moléculas
sus sombras
y los sueños

este amor que se
aleja del tiempo
sin embargo muere
para nacer

late para matar-vivir
es una lluvia de langostas
que arrebatan las piedras
y las abren
con sus dientes escultores
que dejan recuerdos
o caminos que se hunden
y se olvidan
pero están
en el centro de la tierra
enterrados
como las palabras
y los nombres

el sentido
de lo que ignoro
me mira con su oscuridad
como un arrebato de viento
que toca la distancia
a dos mil kilómetros
como la brisa que sopla
la luna en tu mejilla

el sentido del silencio
que grita en tus ojos
frente al vidrio de la noche
mientras Julio De Caro nace
en un tango que conversa
y calla
para esconderse en tu secreto
C.G.